Filtro CBF - 200A con UV

51189

Nuevo

Filtro con UV de 9W

Más detalles

18 Artículos

115,90 €IVA incluído

El filtro de estanque CBF-200A con uv es un modelo de filtración de gravedad que combina limpieza mecánica y biológica acompañada de tecnología UV (lámpara de 9w).

El sistema de filtración asegura un equilibrio biológico estable en grandes estanques y mejora significativamente la calidad del agua sin necesidad de usar productos químicos.

El filtro aporta agua clara para estanques de hasta 8000 litros sin peces y 4000 litros con peces.

El sistema de limpieza CBF-200A con uv es eficaz ya que combina varios elementos filtrantes que retienen toda la suciedad presente en el estanque. Este filtro cuenta con una esponja amarrila y otra azul (el agua pasa lentamente por estas esponjas, en las que se va reteniendo la materia gruesa), una estera de Japón, bio bolas y un clarificados UV-C

El filtro de estanque CBF-200A con uv es un filtro de gravedad, lo que quiere decir que la bomba va llenando el filtro de agua y esta va pasando lentamente por las diferentes esponjas y por gravedad vuelve a caer al estanque. Las esponjas filtran el agua de forma mecánica, esto hace que las particulas o materia más gruesa suspendida sobre la superficie del estanque se queden en ellas.

La estera de Japón se compone de subprocesos individuales resistentes en poliéster con una gran superficie, que favorece el asentamiento de bacterias beneficiosas.

Además el filtro contiene bio bolas, lo que permite que se pueda asentar una amplia colonia de bacterias beneficiosas para el ecosistema del estanque.

El esterilizador UV-C que incorpora este sistema de filtración, irradia los parásitos y algas presentes en el estanque. La lámpara UV-C se debe renovar cada año.

El flujo máximo de agua es de 6000 litros por hora (bomba no incluida).

El filtro CBF-200A con uv cuenta con indicador de suciedad y temperatura.

El sistema de filtración CBF-200A con uv es facil de instalar, operar y limpiar.

El sistema de filtración debe funcionar las 24 horas del día para que exista un ecosistema saludable, en el que los peces y plantas se encuentren en perfecto estado.